Compartir

Tucupita, 03 de agosto. Por Francisco González Mata. | Los margariteños Juan Millán, Tomás Rodríguez, Julián Flores y Régino Suira, la bautizaron como Tucupita. Hoy la pujante ciudad, eje del desarrollo económico del oriente venezolano y paso obligado para quienes transitan por este hermoso y frondoso estado, cumplió 169 años de fundada.

Tucupita, capital del estado Delta Amacuro; desde el año 1992, se encuentra situada a orillas del caño Manamo y del afluente del caño Tucupita. De acuerdo a la versión oficial, los primeros pobladores se establecieron en el lugar donde habitaban grupos indígenas waraos, se tiene referencia del nombre de Tucupita, en la cartografía histórica desde finales del siglo XVI. El cartógrafo Juan Valdez, en un mapa denominado Isla de Trinidad y Tierra Firme; hace referencia a esta toponimia y lo escribe
Cutupite.

Luego Luis Surville, en un mapa publicado en el año 1778, hace referencia al lugar; también con la ortografía de Cutupite, que luego se estabilizó con la escritura actual, lo que coloca en evidencia que antes de la ocupación del lugar por la población criolla; este lugar era habitado por el grupo waraos.

A todo esto se puede responder con las palabras del historiador Guillermo Morón, quien afirmó en una oportunidad que las fechas de las fundaciones de las ciudades son meramente simbólicas y para el deltano el simbolismo que encierran los margariteños antes mencionados, y su asentamiento el 31 de julio del año 1848, es considerado como definitivo y sin posibilidad de controversia.

Según datos del escritor deltano Domingo Ordaz, ganador del concurso “Fundación de Tucupita”, promovido por la Gobernación del antiguo Territorio Federal Delta Amacuro, dicho concurso fue establecido por decreto ejecutivo N°- 27, de fecha 8 de Mayo del año 1974; siendo el gobernador para ese entonces el Dr. Rafael Figuera Malaver, por lo que su fundación no se realizó basada en las leyes de Indias.

Sino con la mera intención de evangelizar y preparar la instalación de futuras poblaciones, es importante destacar que la ley de India y Castilla, establece el asentamiento poblacional alrededor de una plaza mayor o real, donde convergen los poderes políticos y eclesiásticos, partiendo de cuadriculas perfectas para el inicio del urbanismo.

Por lo que se puede entender que aquella Tucupita, no era una villa o ciudad y que su origen se encuentra en la ribera del rio Orinoco, en el caño Manamo. Tucupita la capital más nueva del país, cumplió 169 años de existencia; ofrece la posibilidad de convertirse en un importante centro turístico, ya que posee unos paisajes naturales de gran belleza que han sido pocos aprovechados hasta el presente.

Un caño que nace en el canal del Manamo, adyacente a la ciudad de Tucupita y desemboca en el caño Macareo, que recorre una longitud aproximada de 80 kilómetros, del municipio Tucupita; tiene una isla conformada por los caños Manamo, Tucupita, Cocuina y Cocuinita. Es importante mencionar que la capital del estado se encuentra situada en la isla del municipio Tucupita.

Para González Mata, el punto más importante en su cumpleaños número 169, la ciudad de Tucupita, se merece un moderno y nuevo acueducto para que los habitantes no continúen protestando por el mal servicio que actualmente recibe la sociedad y que no ocurra lo que viene sucediendo con la salud de este pueblo. También es relevante mencionar que el señor Don Luis Fernando Aranguren, hijo ilustre del estado Delta Amacuro, quien celebró su primer contrato para la construcción de la Catedral “Divina Pastora” de Tucupita, obra emblemática y representativa de los deltanos.

Comenta desde Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here